vice
Nadie sabe exactamente cuántos toreros han muerto en el espectáculo taurino. La cifra más citada cuenta un total de 52 muertos en los últimos 300 años, aunque Alexander Fiske-Harrison -autor de un destacado libro sobre este deporte- señala que los acontecimientos taurinos más fatales desde 1700 han sido exhaustivamente detallados en una historia de cuatro volúmenes llamada ” Víctimas de la Tauromaquia”. Según este libro, se han han muerto 533 toreros durante este período de tiempo.Eso sin contar a los aficionados que han sido lastimados en los eventos taurinos. Cada una de estas muertes es terrible: la brutalidad provocada con los cuernos o cascos de un animal de casi mil libras es difícil, pero aún así se ignoran los hechos de la otra verdad: una corrida exitosa termina con la muerte del toro. La manga rasgada de la chaqueta típica de un matador es lo primero que se ve en el video que Arca (Alejandro Ghersi) lanzó para ” Reverie”, el reciente sencillo para su nuevo álbum homónimo. La chaqueta está desgarrada, colgando precariamente, ya sea por abuso o por una reciente pelea. El clip comienza con una toma de primer plano desde la manga, abriéndose lentamente a la par de los sonidos vocales; la cámara retrocede para revelar a Arca como el torero (con un aspecto moderado, considerando el daño de la chaqueta). Pero no es tan simple. A medida que la canción avanza se desenvuelve un clímax cacofónico y confuso, donde se aprecian sus piernas imitando a las de un toro pero con un material metálico, sobre las que baila, se retuerce y reacciona con horror cuando un cuerno emerge de su pelvis. El video es una analogía apropiada para la mayor parte de la música que Ghersi lanzó como Arca. A partir del rap y los silbidos metálicos que componen su EP, Stretch, da lugar a la belleza erizada de sus dos largometrajes Xen y Mutant, que se gravitó a sonidos viciosos e hirientes. Él guiará una cuerda suavemente inclinada con un sintetizador, explotando en los huecos de una escalera, proyectando ternura y terror al mismo tiempo. Pero este esfuerzo autodidacta es un poco diferente: en primer plano se vislumbra su voz con íntimas letras cantadas en español en la mayoría de las 12 canciones. Su voz ha sonado en casi todos sus discos, pero Arca, por primera vez ha dejado marca con estos cantos, mismos que describen actos terribles. “Aquí está mi voz y todas mis entrañas: no duden en juzgarlo”, escribió en un comunicado de prensa. “Es como una corrida de toros: estás viendo la violencia emocional por placer… ¿Quieren gore? Aquí hay gore”. De una manera adecuada, el disco se abre con Ghersi pidiendo a alguien que le quite la piel. La frase -“Quitame la piel de ayer”-, es deliberadamente ambigua. Esto es un nuevo comienzo metamórfico o un final horrible, colapsando la distancia semántica entre amor y violencia. Es incómodo y crudo, él canta con horror, ofreciendo su boca, y desnudando su piel como cuerdas que se hinchan. Tiene un falseto versátil que parpadea entre la sensación íntima entre un amante y un soprano clásico entrenado bajo un proyector. Se vuelve más brutal. El pasaje más emocionante del álbum se abre con un collage de chirridos y grietas llamado ” Whip” (o ” Castration”). Es rojo por sí solo, pero sobre todo cuando se combina con el sonido de un ataque aéreo que abre la siguiente pista, ” Desafío”. Justo cuando los sonidos llenos de ansiedad llegan a ser demasiado pesados, la voz de Ghersi llega -junto con el sonido de un sintetizador que se siente tan gigantesco como sus esfuerzos de producción con Björk, FKA twings y Kanye West. Es una de las canciones más sencillas que Arca jamás ha hecho- el sonido de la paz que emerge del caos. Pero justo cuando crees que te ha terminado, canta una de las líneas más desconcertantes del disco, “Ámame y átame y dególlame / Búscame y penétrame y devórame”. Escuchar a Arca es una experiencia incómoda -Ghersi lo reconoce en el comunicado de prensa antes mencionado. Él llama al personaje que interpreta “casi una burla de la transacción [entre el artista y el oyente, que] va a un camino profundo de auto mutilación”. Todos sus discos se sienten como una propagación sonora de moretones. Pero con su voz como principal atractivo, Arca tiene un rostro humano dentro del caos, que expresa el amor verdadero, la ira real y el dolor real, esta vez con una forma humana en el marco, para soportar el peso de la agitación. Al igual que una corrida de toros, es difícil de mirar – pero es más difícil mirar hacia otro lado.
Source: vice
El nuevo álbum de Arca es como una corrida de toros – sangriento y difícil de ver

Loading Facebook Comments ...